jueves, 28 de enero de 2010

El guardián


Ciao, Salinger.
231009 / Piazza della Rotonda. Roma.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Holden Caulfield ya puede descansar tranquilo.

LFN

Jesús dijo...

Hasta siempre, chaval

J M C dijo...

Qué buen homenaje.

E.G. dijo...

El libro paso de mano en mano entre los malos estudiantes: aquellos a los que nos aburría lo importante (ecuaciones de segundo grado) y nos atrapaba lo interesante (cualquier cosa indigna de figurar en un libro de texto). En realidad la atracción del conocimiento suele ser inveramente proporcional a la posibilidad de figurar en un libro escolar. El sistema educativo en nuestro país es una carrera de salto de vallas. No triunfan los mejores, sino los más dóciles. Los que tragan con todo. La memoria siempre será más valorada que la capacidad creativa. En ese mundo estudiantil de repetir palabra por palabra las definiciones del recuadro, alguien trajo bajo el abrigo un libro barato de tapa blanda. Ahora habría que decir que cambió nuestras vidas. No es así. Sólo recuerdo un portazo llamando tarados de mierda a quienes seguían en el colegio y la eterna duda de adonde van los patos cuando se hiela el estanque. Después de tantos años probablemente es hora de buscar aquella historia de cuando éramos tan diferentes y descubrir cuánto hemos cambiado.

Grisom dijo...

Lo de "a dónde van los patos cuando se hiela el estanque" me acaba de sumar tal incertidumbre a mi vida que dude me reponga en el resto de mis días. EG, eres de los grandes!!

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.